CONTADOR DE VISITAS

Canadá 2010

Imprimir artículo
Escrito: Israel, Maquetación y Fotografía: Carmen

Datos prácticos aquí



DÍA 9 DE JULIO – NY-(EN AVIÓN) BUFFALO- NIAGARA FALLS- ACBB Hostel Niagara5741 McGrail Ave. Niagara Falls.

Hoy es un día muy especial, primero porque NY se termina, segundo porque hoy nos vamos a Canadá lo que nos apetece bastante, en NY hemos pasado mucho calor y hay demasiados turistas en esta época y tercero porque el tipo de viaje cambia radicalmente ya vamos ha disponer de un vehículo a nuestra entera disposición. Después de desayunar fuimos en transporte público hasta el JFK, la gente decía que se hace muy pesado pero a nosotros no nos lo pareció, ya cogimos a la ida un taxi así que no podemos permitirnos otro. Ya en el aeropuerto volamos en un avión diminuto hacia Bufallo, el trayecto dura poco más de una hora treinta, y hay varias compañías que ofrecen vuelos muy económicos, nosotros lo hicimos con DELTA por unos 80$, pero ¿por qué Buffalo? Pues por varios motivos, nuestra prioridad en este viaje es Canadá así que por 80$ recorrimos más de 400km en solo 1/30minutos, además en Buffalo nos espera un vehículo de alquiler que devolveremos en Boston, alquilar en EEUU es más barato que en Canadá y por último porque Buffalo está a 10 minutos de Niagara y de la frontera Canadiense. Pues una vez explicado lo anterior recogimos nuestro coche, era un KIA que en España no habíamos visto nunca, como un minicoche pero como imitando a un minivolumen, no sé, un poco raro aunque a nosotros nos encantó. El coche tenía un color rojo pasión que lo hacía inconfundible, una anécdota muy curiosa de la diferencia de pensamiento entre Europa y EEUU fue cuando en la casa de alquiler nos ofrecieron por el mismo precio un peazo todorreno, inmediatamente le dijimos a la chica que nos atendía que muchas gracias pero preferíamos el kia, ella nos miraba alucinada y encima como veía que nuestro inglés es justito nos repetía que era el mismo precio, no entendía que quisiéramos esa birria de coche "enano", tratamos de explicarla que sólo éramos dos, que el pequeño nos bastaba y que se aparcaba mucho mejor y que consumía la mitad, la verdad que cuando la dijimos eso su cara por un momento fue de reflexión y duda como diciendo ¡la leche, tienen razón! Pero enseguida volvió a sus trece e insistió en que el todo terreno era mucho más grande, confortable y con más potencia y claro que consumía mucho más… ja ja pero bueno, finalmente desistió. Por cierto el coche lo reservamos con la empresa ALAMO y nos costó casi 3 semanas con todos los seguros del mundo y conductores, unos 550€. Solo añadiremos a este respecto que nosotros teníamos razón, ya que aparcábamos muy bien en todos los sitios, no nos faltó espacio y además el gasto en gasolina fue mínimo comparado con otros compañeros que han hecho EEUU en coche y nos han contado su consumo medio.
En fin nos subimos a nuestro coche, lo primero (ya lo sabíamos, es automático) hicimos un ejercicio de adaptación, llevábamos una PDA con GPS que nos dejaron en Madrid pero en ese momento se nos olvidó la clave, así que tiramos de mapas para llegar hasta la frontera que como hemos dicho es Niagara. En apenas 30 minutillos (porque nos perdimos un poco) y con una lluvia torrencial dejamos atrás EEUU y entramos en Canadá, apenas nos pusieron problemas ni nos entretuvieron (igualito que los yankis).
Bueno, estamos en Niágara, ya sabéis…donde las cataratas, vamos a pasar aquí 2 días y dicho esto mucha gente dirá ¡estáis locos, es horrible, marcharos cuanto antes! Tranquilos, todo esta estudiado, esta zona tiene más atractivos de lo que la gente piensa y esperamos con este relato os animéis a visitar la zona. Lo primero es que nos apetecía hacer un paréntesis tras NY, caminar relajados por el campo, darnos un baño si es posible y cambiar de perspectiva, no hay que olvidar que son nuestras vacaciones.
El pueblo de Niagara responde a la naturaleza urbanística de cualquier ciudad norteamericana, manzanas alineadas sobre anchas travesías longitudinales, ¡es horrible! Como habíamos mencionado llegamos a este pueblo en mitad de una lluvia muy copiosa, con menos problemas de los esperados conseguimos dar con nuestro siguiente alojamiento el ACBB Hostel Niagara5741 McGrail Ave. Niagara Falls. Antes de nada decir que desde grupo viajaramundi os recomendamos absolutamente este lugar, por varios motivos, ubicación, instalaciones, precio y sobre todo una atención magnifica de los dueños. Desde fuera la verdad parece una especie de edificio abandonado, entramos en la recepción y nos recibieron los dueños, una pareja súper maja y súper atentos, lo curioso es que sabía perfectamente quienes éramos, es decir, nos estaban esperando, en lugar de preguntarnos el nombre y mirar la reserva, se puso ha preguntarnos cosas, qué de donde veníamos qué adonde íbamos, incluso nos estuvo comentando que las semifinales entre España y Alemania se vieron allí mismo con un público que rondaba la veintena de germanos frente un par de irreductibles españoles, por lo demás ya os decimos que el trato es genial, el propietario (que es un cachondo) te enseña todo el hostel y te va presentando a todo inquilino que por el pasillo se encuentra. Además nos ayudo a elaborar una ruta (para la que necesitas coche) y nos indicó algunas opciones de actividades de riesgo como hacerte unos rápidos en el río.


Descansamos un poco y como la lluvia cesó decidimos dar una vuelta hacia las famosas cataratas, como decimos, el pueblo no tiene nada de especial interés. Después de tan solo 10 minutos llegamos a las famosísimas cataratas, en seguida sacamos 2 conclusiones; la primera es que las cataratas junto con el entorno natural, debieron esta muy pero que muy bien, la segunda es que al otro lado de las cataratas surge una especie de mini parque temático entorno a ellas, moles de hormigón que franquean la rivera de lo que repetimos en su día debió ser un entorno natural muy agradable. A todo esto hay que sumarle cientos de turistas que naturalmente dejan su seña de identidad en forma de lata, colilla, cartón o basura en general y que por supuesto tiran en plena rivera del río. El Gobierno Canadiense tampoco ayuda con las excursiones de los barcos que te acercan desde el cauce del río a la propia catarata. En fin, tras ver de una vez las cataratas y cuando nos disponíamos ha salir de allí rompió a llover por lo que tuvimos que refugiarnos en el restaurante que hay justo enfrente. Todavía era pronto para cenar pero hoy estamos cansados y encima no cesa de llover así que comimos lo que pudimos, lo que pudimos porque sólo había hamburguesas pizzas y demás, pero tuvimos la suerte de saborear un vino blanco autóctono de esa región que era bastante aceptable.







El día y el cansancio de cambiar de ciudad, vuelos, metros, coches etc y el simple hecho de que hemos venido a esta zona para tomarnos un respiro provocaron que ese día nos recogiéramos pronto.




DÍA 10 DE JULIO - NIAGARA FALLS-(EXCURSIÓN Niagara-on-the-Lake)- ACBB Hostel Niagara5741 McGrail Ave. Niagara Falls

Efectivamente hoy despertamos en Niágara con un sol espléndido, disfrutamos de un desayuno más que aceptable en el hostel, por cierto, unas magdalenas que hace la propietaria espectaculares. Después nos dejamos asesorar por el dueño del hostel sobre varias opciones de rutas que hay en esta zona, lo cierto es que en la mayoría de foros de viajes os dirán que paséis por Niagara un par de horas y sigáis camino, pero nosotros os confirmamos esa información y a la vez os decimos---descubrir lo que esta zona os puede ofrecer, es mucho más que unas cataratas victimas de su propia fama----. La región de Niagara incluye pueblos de lo más pintoresco como NIAGARA ON THE LAKE, una ruta vinícola rodeada de parajes verdes y por supuesto todo el entorno del lago ONTARIO, estos tres elementos unidos dan más que de sobra para disfrutar de un día en esta región. Eso sí, resulta imprescindible llevar un vehiculo ya que moverte en transporte público por esta zona resulta prácticamente imposible. Comenzamos la mañana recorriendo la rivera del río Niagara, hicimos el intento de hacer unos rápidos que una compañía multiaventura ofertaba y que el dueño del hostel nos recomendó, sin embargo el alto precio de sus tarifas hizo que desistiéramos del intento. Como ya hemos dicho todo el entorno comprendido entre Niagara y Niagara on the lake, alcanza una ruta de viñedos que incluye la posibilidad de visitar bodegas y viñedos, nosotros nos conformamos con disfrutar de los espectaculares paisajes y de realizar alguna parada para contemplar el paisaje, se trata de un entramado de carreteras serpenteantes rodeadas por un entorno natural de viñedos y dehesas.





A media mañana llegamos a NIAGARA ON THE LAKE, no os podemos engañar es un pueblecito con un encanto especial aunque en cierto modo parece un poco artificial, es decir, está plagado de tiendas con subvenir etc., pero merece la pena la visita, recuerda al típico pueblo de serie Norteamérica donde la vida es maravillosa tipo "las chicas gilmore" pero sólo es una apreciación personal. También hay tiendas de vinos de la zona donde podéis disfrutar de degustaciones gratuitas. Tras recorrer el pueblo –se tarda como mucho un par de horas—compramos algo de comida en un súper y montamos un picnic que degustamos junto a una de tantas riveras del lago ONTARIO, el sol está en pleno auge, da calor pero no agobia, lo que propicia que disfrutemos del momento al máximo, ya no volvimos a pasar los calores de NY en ninguna parte del viaje, el lago tiene unas dimensiones descomunales, desde la rivera de NIAGARA ON THE LAKE, se puede ver la silueta a la otra orilla del lago de TORONTO. Después de comer nos subimos a nuestro coche y buscamos un lugar mejor adaptado del lago para darnos un bañito. Así lo hicimos, nos relajamos y disfrutamos de una tarde tranquila. Ah, por cierto, la gente mostraba cierto recelo a bañarse, era poca la que se atrevía aunque nunca supimos por qué.



Por la tarde noche de regreso a NIAGARA, dejamos el coche en el hostel y dimos un paseo por el pueblo, cenamos en el típico sitio americano y de nuevo regresamos pronto ¿Por qué? Pues veréis, Niagara reúne dos condiciones muy singulares, por un lado sus archiconocidas cataratas que atraen a cientos de turistas y por otro lado su cercanía con la frontera de EEUU que atrae a cientos de turistas –sobre todo gente joven—de los EEUU, sin duda atraídos por las condiciones menos moralistas y limitativas de los canadienses con respecto al alcohol. Todo ello junto genera el típico ambiente "hortera y coñazo" donde la gente sólo comete excesos, además el pueblo consiste básicamente en una gran avenida dominada por luces de neón de todo tipo de negocios.


Lo dicho, un paseo después de cenar y a la cama.


DÍA 11 DE JULIO - NIAGARA FALLS-TORONTO- Hotel Clarion Hotel & Suites Selby Dirección 592 Sherbourne Street Toronto (Ontario), M4X 1L4 Canadá

Hoy es 11 de julio, normalmente sería un día más del mes de julio, pero hoy es el día en el que España por primera vez en su historia juega la final de un mundial de fútbol, por todos los sitios que pasamos existe cierta euforia con la selección, todo el mundo lo tiene sorprendentemente presente, camisetas rojas con todo tipo de inscripciones relativas a España se venden como rosquillas. Ayer nos compramos las últimas camisetas de España que quedaban en una tienda de Niagara. Y así fue como el 11 de julio de 2010 dos orgullosos nativos españoles salieron de Niagara con sus camisetas puestas aún a riesgo de que la roja perdiera y nos tocará seguir todo el día con las camisetas encima, no nos importaba, lo que teníamos claro es que todo el mundo disfrutaba del momento y nosotros no íbamos a ser menos, claro que no jeje. Lo dicho, tras un gran "today is the great day" dicho por nuestro amable casero del hostel nos despedimos de él y de su señora y tomamos rumbo a Toronto que tan solo esta a unos 60km.


En poco más de media hora llegamos a Toronto, que nos sorprendió con el mar de carreteras que tienes que atravesar para entrar en la ciudad (esto fue una constante en todas las ciudades que visitamos) lo primero fue localizar nuestro hotel, allí mismo aparcamos el coche, en recepción nos recibieron con una gran sonrisa al ver nuestra notable procedencia, la persona que estaba en recepción nos comentó que había un pulpo que decía que España ganaría, en ese momento nosotros no éramos conscientes del revuelo formado por el famoso pulpo pol o paul, en fin, preguntamos alguna zona donde poder ver el partido con ambientillo, así se nos indico una de las avenidas principales de la ciudad la Avda Dundas, donde había varios pubs deportivos, nuestra hora local de visión del partido era sobre las 2 de la tarde así que buscábamos un lugar en el que ver el partido y comer, conseguimos entrar en unos de los pubs, antes de eso y según entramos en el metro, descubrimos para nuestra sorpresa muchísimas personas que llevaban algún tipo distintivo de la selección española, y de vez en cuando alguno con los colores de holanda (pero menos) todo eran sensaciones extrañas, estamos en el continente americano, de tradición no futbolera, estamos en otro país y sin embargo vemos banderas y camisetas españolas por todos los lados. La gente nos miraba con cara simpática, además la mayoría notaba (debido a nuestro rasgos) que éramos españoles, este matiz lo mencionamos porque la mayoría de los simpatizantes que veíamos eran de cualquier parte del mundo menos de España.
Para llegar a la mencionada avda tuvimos que atravesar todo el campus de la universidad de Toronto, merece la pena visitar este lugar, sobre todo por la arquitectura de muchas de las facultades, de todos modos se nota que Toronto es una ciudad con una población bastante juvenil.


Volviendo al hilo del partido, conseguimos entrar en un pub, estaban todos llenos y por un momento temimos no poder verlo, pero entramos en uno cuya planta de arriba estaba dividida por público de mayoría española de entre los cuales sólo éramos unos 5 ó 6 españoles, el resto canadienses que nos apoyaban, por otro, lado había un buen número de holandeses. El resto del relato ya lo conocéis, después de una prorroga interminable España marcó, no tenemos palabras para explicar el salto de alegría que allí vivimos, en España la gente vio el partido con familiares, amigos etc. pero todo el mundo apoyaba al mismo equipo, en nuestro caso la mitad del bar estuvo todo el partido pitando y diciendo "spain lose, spain lose". Así que cuando Iniesta marcó, el salto que pegamos es indescriptible, los españoles allí reunidos nos abrazamos—aunque no nos conocíamos--- fue una sensación extraordinaria.



Según terminó el partido salimos a la calle donde todavía quedaban más sorpresas, mucha gente no se lo creerá, pero las calles llenas de gente con banderas de España, los coches pitando, la gente nos felicitaban por todos los lados, fue increíble, increíble increíble, ¡madre mía, qué sensación!. Seguimos recorriendo la ciudad con la rara sensación, siempre a pié, de vez en cuando nos encontrábamos a más simpatizantes así que tratamos de controlar el ansia y desconcierto y concentrarnos un poco en ver la ciudad ---resultaba difícil--- recorrimos las avenidas principales y los puntos más conocidos de la ciudad cercanos a donde estábamos, Toronto es una ciudad nueva, mucha gente dice que es un Nueva York pero eso es una autentica "barbaridad" son ciudades totalmente diferentes y por el hecho de que una ciudad tenga un sky line no es motivo suficiente para hacer tal comparación.


Nos acercamos hasta el sky tower que es un símbolo de la ciudad, se puede subir y disfrutar de las vistas, nosotros rehusamos de ello porque era bastante caro, recorrimos el distrito económico hasta llegar a la zona del puerto, pasamos también por el Air Canadá Center, que es centro comercial y lugar donde juegan los Toronto Raptors de nuestro José Calderón, pero ese día no se practicaba ningún deporte allí, había un concierto ¿adivináis de quien? De leidy Gaga, ya coincidimos con su concierto en NY y ahora aquí, es pintoresco ver al público que rodea a esta cantante, jóvenes adolescentes disfrazados como de una mezcla de madona y marylin manson.



El día se acaba, han sido muchas emociones, el cambio de ciudad, el partido etc etc… regresamos al hotel, a través de Internet seguimos las celebraciones que se estaban dando en los principales puntos de la geografía española.

DÍA 12 DE JULIO – TORONTO- Hotel Clarion Hotel & Suites Selby Dirección 592 Sherbourne Street Toronto (Ontario), M4X 1L4 Canadá

El día amaneció con amenaza de lluvia, después de calmar la euforia del día anterior tratamos de volver a centrarnos en nuestro viaje, tenemos todo el día para ver la ciudad e incluso si podemos queremos darnos un bañito en las playas del lago Notario, pero el día esta complicado. Después de desayunar en el hotel los típicos cereales, buguels, café, tostadas con mermelada o crema de cacahuete que durante todo el viaje nos siguió, comenzamos el día, con la intención de recorrer la calle Young, arteria esta que durante un tiempo fue la más larga del mundo, hoy en día es la vía principal y más comercial de la ciudad, pero además hay muchos edificios de arquitectura muy singular que merece la pena ver, también el ambiente que por allí se respira, ---gente de todos los lados--- hace que merezca la visita a esta zona.


Nos llevó parte de la mañana recorrer toda esta arteria, por cierto preguntamos por casualidad en alguna tienda por precios de cámaras fotográficas y también de pantalones (ya sabéis LEVIS etc) y la verdad los precios son más altos que en NY. Recorrimos también varias zonas adyacentes de interés singular, calles Dundas o Queens ST son muy recomendables pero sobre todo es mejor callejear por todas las zonas cercanas a estas calles. No queremos engañar a nadie, Toronto es una ciudad nueva que esta bien, es interesante pero tampoco tiene cosas que la hagan una ciudad extraordinaria, no obstante es un lugar realmente agradable con muchas opciones de ocio y gente de todos los lados así que nosotros recomendamos de todas todas esta ciudad. Ese día compramos en un supermercado algo de comida preparada y comimos en un banco de la calle compartiendo espacio con trabajadores que hacían lo mismo en su media hora de comida. En Canadá son abundantes los supermercados que además de vender comida venden todo tipo de comida preparada para comer al instante, ensaladas, pollo, embutidos, fruta, etc todo lo que se pueda imaginar, incluso sopa. Estos establecimientos salen más económicos que un restaurante y sin duda la comida es mejor que ir a una hamburguesería.
Después de comer tomamos un café en las cercanías del puerto desde donde salen los ferrys hacia las islas del lago Ontario, el dueño del establecimiento era chino y estuvimos hablando con él sobre nuestro viaje de hace unos años por su país, el hombre parecía muy sorprendido y agradecido de que su país nos interesara.


Una cosa realmente alucinante de las ciudades canadienses es que te encuentras parques maravillosos e inmensos en prácticanmete todas las urbes, las islas de Toronto son precisamente eso, un parque alucinante, tienes hasta un parque de atracciones, un pequeño zoo, agradables paseos e incluso si te hace buen tiempo puedes disfrutar de un día de playa en las aguas de este lago, los ferrys van y vienen constantemente, el ticket se compra en unas maquinas automáticas que hay justo en el muelle (tranquilos se ven fácil) cuesta unos 8€ ida y vuelta pero merece la pena.




Así es, pasamos esa tarde entre nubes y claros disfrutando de este maravilloso lugar, de repente entras en un autentico espacio verde, a los canadienses les gusta mucho disfrutar de la naturaleza y eso se nota. De todos modos una de las cosas más espectaculares que vimos fue a la par una de las más sencillas, y así ha última hora de la tarde mientras nos mojábamos los pies en la rivera de una de las playas y contemplábamos el atardecer, un tremendo grupo de aves (no sabemos si patos) volaban en manadas impresionantes, no sabemos que hacían ni por qué lo hacían pero disfrutamos como enanos con aquel espectáculo.



Ya con la tarde muy encima tomamos el ferry de regreso (que cruza en solo 10 o 15 minutillos) una vez en la ciudad seguimos paseando y disfrutando de la ciudad hasta que anocheció, momento este que aprovechamos para regresar al hotel que se encontraba ligeramente retirado, cerca había varios bares con muy buena pinta así que nos quedamos en la terraza de uno de ellos y tomamos un par de cervezas acompañado de algo para picar. Toronto se nos acaba, esta ciudad nos ha gustado, sin resultar espectacular o tener un monumento o un museo del que podamos decir ¡no te lo puedes perder! Tiene muchas cosas pequeñas que unidas conforman un lugar especial, su gente es muy amable, multicultural, nadie te mira, tienes arquitectura, espectáculos, deporte y parques de un alto nivel. Lo cierto es que sentimos que nos falta dedicarle algo de tiempo a este magnifico lugar pero no podemos mirar a tras, el resto de Canadá espera pero eso será otra historia diferente.

DÍA 13 DE JULIO –TORONTO-GANANOQUE (MIL ISLAS)- Howard Johnson Inn Gananoque 550 King St E Gananoque K7G1H2 Canadá

Seguimos alternando ciudades con campo, después de desayunar dejamos la ciudad de Toronto y nos dirigimos hacia GANANOQUE también conocido como la zona de las "mil islas" esta zona se encuentra ubicado en la zona que une o conecta el lago ONTARIO con el río SAN LORENZO, es una formación de cientos de islas en un entorno muy especial. Y así fue como cerca del mediodía llegamos a nuestro primer hotel o motel de carretera, Gananoque es el típico pueblo que consiste en una vía principal donde se ubican hoteles, gasolineras, restaurantes etc etc y que por supuesto necesitas coche para todo. No obstante la habitación esta bastante bien, es barata y encima nos incluye desayuno así que os recomendamos este lugar.


Comimos algo en la propia habitación y fuimos raudos a la zona del Lago desde donde parten los barcos que hacen el recorrido por las islas, la verdad estamos preocupados porque no nos hemos molestado ni en ver horarios ni nada y solo tenemos el día de hoy para dedicarle a este lugar. Resulta que tuvimos suerte, hay cruceros de todo tipo, 1, 2, 5 horas, cuantas más horas más caro, (en los enlaces Web tenéis una pagina que os puede ser de utilidad) nosotros nos decidimos por el crucero de 3 horas unos 25$ por persona, y hoy en día os decimos que es más que suficiente, el cinco o más horas te para en una isla en al que han construido un castillo de pega que en el fondo incluye una tienda de subvenir etc. etc.


Por lo demás el crucero resulta de lo más agradable, la panorámica es excepcional, cientos de islotes, unos más grandes y otros más pequeños, en algunos casas de lujo de lo más variopinta. También llama la atención ver como se distinguen las casas con banderas ya que la mitad del lago-río divide la frontera entre EEUU-Canadá, en el barco por cierto es posible tomar un café o una coca cola e incluso comer algo.


Después de tres horas regresamos, dimos un paseo por la ribera del lago donde pudimos ver algunas casas de arquitectura muy atractiva, además nos sorprendió ver a dos policías controlando las aguas con prismáticos no sea que aparezca algún balsero desde la frontera de EEUU.


En Gananoque poco más se puede hacer después de esto, ya estaba anocheciendo, decidimos comprar en una licorería algo de vino de la zona y cenar en la habitación del hotel.

DÍA 14 DE JULIO –GANANOQUE-OTAWA- Hotel Embassy Hotel & Suites Dirección 25 Cartier Street Ottawa (Ontario), K2P 1J2 Canadá

Tras otro desayuno típico americano tomamos rumbo hacia Ottawa, tenemos muchas ganas de conocer esta ciudad, la gente nos ha comentado que parece una ciudad Europea y que es un lugar muy agradable. Lo primero que hicimos como siempre fue localizar el hotel, que por cierto fue la gran sorpresa de todo el viaje, "peazo habitación" ¡madre mía! Realmente parecía un mini apartamento, con su concina sus dos camas de 1.5 su vestidor…. Lógicamente esto se mide por baremos, nosotros como estamos acostumbrados a cosas normalillas pues nos pareció la "caña" pero bueno. Fue tal la ilusión de poder cocinar unido al hecho del cansancio de comida basura que llevamos acumulado y además contemplando la posibilidad de ahorrar un poco que lo primero que hicimos fue buscar un supermercado y comprar comida y cena para los próximos 2 días. Queremos citar un hostel que existe en esta ciudad y que es tremendamente interesante, se llama el Hi-Prisión d’Ottawa, como ya habréis imaginado era una antigua cárcel convertida en albergue juvenil, el caso es que su encanto es que duermes en celdas, os preguntareis ¿por qué no fuisteis? Pues porque en su encanto está su defecto, y es que prácticamente duermes en una prisión pero por el precio de un hotel y francamente como nos pareció muy elevado nos fuimos a un hotel que por 10€ más tenemos cocina, baño, cama de 1.2 para cada uno y terraza. No obstante hay que reconocer que tiene que ser un pasado pasar una noche en ese lugar.



Tras comer algo que nosotros mismos preparamos en nuestra cocina, salimos a la calle con la intención de conocer a fondo esta ciudad, estamos justo en el centro, como casi siempre buscamos los hoteles lo más céntricos posibles de modo que podamos recorrer a pie toda la ciudad (ahorras en transporte y en tiempo). Ottawa es capital de este país desde 1857, existe un contraste fuerte entre la severidad de edificios parlamentarios y calles un poco provinciales, largas avenidas y como no podía ser de otro modo, parques, muchos parques cada uno con su encanto particular. El río Outaouais y el canal Rideau serpentean por el centro de la ciudad, recordando en ocasiones a estructuras de ciudades europeas. Ottawa también tiene museos muy interesantes. Justo al lado se encuentra la ciudad de Gatineau que también visitamos, lo curioso es que ésta ya pertenece a Quebec y claro hablan francés, pero es que uno ni percibe que cambia de ciudad ya que parece un barrio de la propia Ottawa.
Siguiendo con el relato de la visita, nos centramos en los lugares más significativos, comenzamos por el Castillo Laurier (que ahora es hotel) justo al lado un vistazo a las exclusas del Canal Rideau en su conexión con el río Outaouais y justo al otro lado la Colina del Parlamento, desde donde se aprecia una bonita vista de la ciudad, además existen visitas guiadas al interior del emiciclo, lo mejor es que son gratuitas, a nosotros nos fascino, aunque lo que más nos gusto fue la biblioteca y la vista desde lo alto del parlamento, además como decimos todo absolutamente gratis. El parlamento es un edificio en forma de U de estilo neoclásico, es quizás uno de los lugares más visitados de la ciudad, allí se reúne el gobierno Canadiense, las salas se dividen en Senado y Cámara de los Comunes.



Detalles exteriores


Detalles interiores



Vistas panorámicas de la ciudad desde el parlamento

Proseguimos la visita revisando el edificio de la Biblioteca Nacional, la Iglesia de Cristo y todo lo que nos llama la atención, la verdad es que todo está muy cercano así que resulta muy fácil. Cruzamos el rio atravesando el inmenso puente Portager que nos llevo a otra zona de la ciudad mucho menos interesante, únicamente destacar el edificio del Museo Canadiense de las Civilizaciones. Comienza a atardecer y en esta lado del río apenas si hay personas y lugares interesantes así que como si trazáramos una especie de circulo de nuevo cruzamos el río pero esta vez por el puente Alexandra. Justo al finalizar el puente te encuentras con un mirador donde pudimos disfrutar de un atardecer increíble, esta justo al lado del Museo de Bellas Artes, el cual nos encontramos ya cerrado, este museo tiene un interés especial para nosotros ya que es el de arte contemporáneo y estos nos encantan, pero tendrá que esperar a mañana.



Nos relajamos un poco por unos de los parques cercanos y después tomamos rumbo al animado barrio de Byward Market donde nos tomamos unas cervezas para posteriormente retornar al hotel y tomar una cena casera, (bueno dentro de las limitaciones de los alimentos que allí compramos).

DÍA 15 DE JULIO –OTTAWA-GATINEAU Hotel Embassy Hotel & Suites Dirección 25 Cartier Street Ottawa (Ontario), K2P 1J2 Canadá.

Como viene siendo habitual en nuestros viajes tratamos de combinar ciudad con naturaleza, hoy toca naturaleza, es nuestra intención visitar el parque Gatineau, solo está a 20 minutillos en coche del centro de Ottawa, pero como mencionamos anteriormente ni te enteras que sales de la ciudad y mucho menos de que entras en el estado de Quebec, bueno no del todo cierto ya que la gente aquí si que habla Francés.



Tras desayunar en nuestra habitación (por cierto te en casi todos los hoteles hay café soluble gratis en las habitaciones lo que nos ayuda a recortar gastos) cogimos el coche y fuimos a repostar gasolina, después el GPS hizo el resto, bueno la anécdota resultó de que introdujimos una dirección cercana al parque y nos llevo a un suburbio de la cuidad, ¿la razón? Pues sencilla no caímos en que había que meter la dirección y en lugar del estado de Ontario el de Quebec, menos mal que la calle se llamaba igual y que no estaba en Toronto sino a saber donde terminamos. En fin con un problemilla típico de todo viaje (desorientarse de vez en cuando) conseguimos llegar al Parque Gatineau, je je los canadienses son unos cachondos, lo que ellos llaman parque, para nosotros es un parque por lo menos Regional, ja ja ja , creíamos que nos encontraríamos con un Retiro un Central Park pero aquello es muchísimo más salvaje, vamos que no nos pareció un parque urbano, eso sí la visita es absolutamente recomendable, el "parquecito" consta de densos bosques y lagos vírgenes, más info. En www.capitaleduCANADÁ.gc.ca/gatineau.



No obstante si vais sin ningún tipo de información allí hay puestos de información donde os recomendarán itinerarios y os darán mapas gratis, por lo demás ya hemos dicho, nada lo suyo elegir una rutilla y pal ante. Por cierto comimos uno picnic en un lugar inesperado, un parking, ¿el motivo? Estamos rodeados de bosques donde hay animalitos de todo tipo (echadle imaginación pero esto es Canadá) y nos recomiendan que no comamos en mitad del follaje.





Llegada la tarde y encantados con la visita regresamos a la ciudad para completar el recorrido con la visita al Museo de Bellas Artes http://www.musee.beaux-arts.ca/ cierra los martes y cuesta unos 8 € pero merece la pena, primero por el edificio en sí y luego por lo divertido de la obra que se encuentra en su interior, en el exterior se encuentra una escultura de una araña cuya artista no recordamos el nombre (pedimos disculpas) y que recientemente ha fallecido, también vimos la misma obra en Tokio.



La noche nos cubre al salir del museo, tomamos otra cervecilla como la noche anterior y regresamos al hotel a cenar, tenemos que aprovechar para hacer la colada, ya se sabe en los viajes largos te toca en algún momento. Ottawa en principio no tiene un grandísimo interés si lo comparamos con otras ciudades del mundo, sin embargo si lo comparamos con ciudades de Canadá sí que lo tiene, es un respiro en el urbanismo americano, tienes aires europeos, gente de los más variopinta, museos interesantes y parques donde relajarse de ensueño, un ambiente juvenil y sano y donde finalizar las veladas tomando una copa. Por todo ello recomendamos esta ciudad aunque eso sí no más de dos o tres días



DÍA 16 DE JULIO –MONTREAL- Hotel Auberge & Hotel Montreal Espace Confort Dirección 2050 rue Saint Denis, Ville-Marie Montréal (Québec), h2x3k7 Canadá

Es día 16 de julio, dejamos atrás Ottawa y el estado de Ontario para pasar a la zona francesa de Canadá, las expectativas son altas, nuestro primero objetivo, Montreal. Lo primero que nos dimos cuenta en esta ciudad, fue que de no ser por el GPS lo habríamos pasado realmente mal, para entrar en la ciudad te encuentras con aproximadamente unos 7 carriles por sentido de autovía, excalestrix y una madeja de automóviles. Después la ciudad no es tan esquemática como otras ciudades americanas, esta ciudad es mucho más enredada. No obstante y gracias a las nuevas tecnologías llegamos a nuestro alojamiento, es un alberque-hotel, lo mejor su ubicación, en pleno barrio latino, por la noche es alucinante, está en plena calle de marcha de toda la ciudad, es imposible irte a la cama sin tomar una birras antes, el ambiente sensacional. Respecto a la habitación pues para nosotros estaba muy viene, muy preparada para estudiantes, un poco pequeña, pero limpia y con todo tipo de detalles. Lo malo quizás es que no tenía recepción 24 horas y por la noche tienes que acceder con una llave, tampoco tiene parking pero justa al lado si que hay uno bastante barato. Pos si no os quedo claro Sí que recomendamos este hotel.
Tras aparcar y dejar las maletas comimos algo justo en un local de enfrente que prepara ensaladas gigantes a precios bajos, en esta ciudad todo el mundo habla francés e ingles, pero os recomendamos que primero os dirijáis en francés y luego en ingles, me da la sensación que lo agradecen. Mientras comíamos nuestra ensalada, reflexionamos sobre el momento del viaje y nos dimos cuenta que acabamos de pasar el ecuador, no se por qué pero siempre en un viaje largo la primera parte se me hace hasta larga y la segunda se pasa demasiado deprisa, cuando pasas la mitad del tiempo del viaje sabes que en breve te veras de vuelta en tu casa recordando lo que tiempo atrás hiciste (como al escribir estas líneas).


Montreal es una ciudad difícil de definir, para empezar te recibe un entramado de cartearas desproporcionado, después ejércitos de edificios de oficinas tipo NY, después tienes barrios medievales que recuerdan prácticamente a una provincia europea, parque gigantescos con playas incluidas, una marcha similar a la que puedes ver en muchas ciudades españolas, una red de centros comerciales subterráneos que puede suponer no salir a superficie en todo el día, lo más parecido que hemos visto es OSAKA en Japón, en fin esta ciudad es una gran ciudad, tiene de todo, ocio, cultura, compras, museos etc. etc. Ah otra cosa muy sorprendente son la cantidad de mendigos que hay por las calles, no es por nada, es que en el resto de lugares de Canadá no lo habíamos visto, estuvimos hablando con un peruano residente allí y nos comentó que toda esa gente tiene problemas con el alcohol y drogas pero que el estado les da una pensión importante (básicamente para que no delincan) supongo que es una forma de tratar el problema, en fin de todos modos que nadie se preocupe que ni se acercan ni molestan a nadie.
Después del rollo introductorio deciros que después de comer nos centramos primero en visitar el propio barrio latino en el que ya estamos inmersos, por cierto este es el típico barrio seudo intelectual cultural y marginal que recuerda a lugares como el barrio gótico de Barcelona o Lavapiés en Madrid (pero más fino ja ja), gente de topo tipo, cocinas de topo tipo, casas de colores, grafitis que se mezclan que iglesias, y marcha por la noche, mucha marcha, teatros, restarurantes, Púb., locales de cerveza etc. et la vía más importante es la calle Saint-Denis donde nuestro propio hotel se encuentra ubicado.


Caminamos y caminamos hasta que llegamos a la zona denominada el Vieux Montréal, zona esta llena de restaurantes, tiendas de subvenir etc. Y que trata de recordar a una antigua ciudad europea, decimos trata porque a nosotros no pareció un pelín artificial, hay partes que recuerdan a un parque temático tratando de recordar a una ciudad europea, a pesar de todo merece una visita, hay edificios y lugares de mucho interés, a nosotros nos gusto mucho la mansión Papineau, la calle Saint-Louis, el museo Sir Georgen-Etienne Cartier, también podéis ver la Casa Dummas al lado la casa Brossard y la casa du Calvet. Más lugares que no podéis perderos el mercado Bonsecours la plaza d´armes y la basílica de Notre Dame, también en la plaza está el edificio del Banco Real. Muy interesante la plaza dñyouville. En fin todo esto esta junto así que no tiene perdida.


De repente comenzó a llover muy fuerte, tuvimos que resguardarnos y esperar a que pasara el chaparrón, no duro mucho menos mal. Justo enfrente de la zona del Vieux, se encuentra el puerto que además de algún barco cuenta con varios de los museos más interesantes, aunque a nosotros lo que más nos gusto fue el diseño de alguno de estos, muy interesante el Centro de Ciencias de Montreal, el Museo de Arqueología e Historia, por allí se puede encontrar un barco de la marina totalmente oxidado pero que resulta muy fotografiable. También existen muchos puestos de artesanos que te permiten pagarles en metálico (sin taxas)


Después de terminar con esta zona, atravesamos la ciudad (a pie, Montreal es muy grande pero muchos puntos de interés están cerca) para conocer el china town, cuya asombrosa puerta te recibe, como en todos los barrios chinos cuando entras te trasladas a este país por un tiempo determinado, recorrimos sus calles hasta que sin darnos cuenta estábamos fuera, nos encontramos de bruces con un escenario donde había actuaciones para niños y mayores, gran ambiente, miramos el mapa y nos dimos cuenta que a lo tonto habíamos recorrido mucho más de lo que teníamos previsto, prescindimos del metro y atravesamos un barrio que de nuevo nos conectaba con el barrio latino (el nuestro) lo bueno es habíamos salido de este barrio por la mañana y regresábamos de noche, y claro, no tenía nada que ver, para empezar casi ni podíamos caminar de la de gente que había, teatros, restaurantes, bares de copas etc. etc., toda las calles petadas, recorrimos el barrio y nos acercamos al hostel, demaos las cosas y nos dispusimos a cenar algo y tomar una birras en este barrio. Lo mejor de todo y por eso nos encantan los hoteles céntricos es que cuando te cansas te vuelves a dormir y no tienes que preocuparte de cómo volver, al estar al lado puedes relajarte sin pensar en otras preocupaciones.


Bueno ya no hemos hecho una idea de esta ciudad, todo el mundo tiene razón, te atrapa pero no al instante sino que tienes que darle una oportunidad, nos ha encantado el ambiente nocturno muy cercano al nuestro y lejos de la patética hipocresía yanqui donde nos han pedido el carnet para tomar una cerveza.

DÍA 17 DE JULIO –MONTREAL- Hotel Auberge & Hotel Montreal Espace Confort Dirección 2050 rue Saint Denis, Ville-Marie Montréal (Québec), h2x3k7 Canadá

Tomamos un desayuno bastante aceptable con la singularidad de que solo puedes coger un croasat por persona, en fin sin comentarios. Hoy es el día de conocer el Parque Jean-Dreapeau que comprende las islas Sainte-Hélene y Notre Dame www.parcjeandrapeau.com , puedes acceder en metro Pepinau, coche (parking caro) o bus. No hay problemas de acceso. Este lugar es conocido porque se celebro la expo del 1967, además es el parque más grande de la ciudad, recuerda un poco al concepto de Toronto, parece que los canadienses les gusta hacer de sus islas cercanas parques gigantes. Este parque tiene un montón de lugares interesantes, uno de ellos es que tiene una playita en la que pensamos darnos un chapuzón.



Tras recorrer este magnifico lugar y con alguna dificultad por sus dimensiones, conseguimos encontrar la playa, lo que no nos esperábamos es que era de pago, nos dio igual teníamos mucho calor y gansas de darnos un chapuzón, pagamos unos 8€ y nos dimos un baño en lo que parece ser una especie de piscina artificial que imita a una natural. Lo peor fue que tras un rato comenzó a llover y nos sacaron a todos del agua, estuvimos largo rato esperando pero nada no remontó el día. Finalmente tuvimos que cambiar de planes así que regresamos a la ciudad, como el día seguía tonto no podemos dejar de hacer el deporte nacional de los vecinos de Montreal, los centros comerciales subterráneos, tiene sentido, hay que pensar que aquí suele hacer mucho frio pero estos no son de los que se quedan en casa así que han creado un mundo subterráneo, es alucinante tu entras a un centro comercial y sales por otro que está en otro barrio a varias paradas de metro. Comimos por allí y dimos unas vueltas pero como no nos van mucho los centros comerciales enseguida nos cansamos, en cuanto despejo salimos y regresamos (esta vez en metro) a nuestro querido barrio latino. Repetimos la operación cenando por allí y tomando unas cervezas, mientras contemplábamos las típicas y absurdas pruebas que en plena despedida de soltera le hacían a una chica sus amigas. Se ve que este tipo de tonterías abundan a ambos lados del charco.


Bueno conclusiones; simplemente Montreal es una maravilla, es un respiro a un concepto americano de ver las cosas y un breve recuerdo de algunos aspectos del modo de pensar europeo (más evolucionado a nuestro entender, menos paternalista si lo preferís), esta ciudad es para venirse un tiempo a vivir, conocer gente y pasártelo bien, seguro que no resulta complicado.



DÍA 18 DE JULIO –MONTREAL –QUEBEC- Hotel Le Saint Paul 229 Rue Saint-paul Quebec G1K3W3 Canadá


Hoy nos vamos a Quebec, quizás la ciudad más espera por nuestra parte, la que más expectativas no ha creado, también significa el principio del fin de Canadá, no lo comentamos pero lo sabemos, pero así son los viajes, todo tiene un principio en el que uno está aterrizando, un núcleo duro en el que ya estas inmerso pero no dominas todo y una tercera etapa en la que pareces mucho más maduro y donde apenas te pillan por sorpresa, todo esto enfocado la conocimiento de un país , lógicamente luego cada país tiene sus peculiaridades.


Quebec si que parece una antigua ciudad europea, una parte de la ciudad es intramuros y otra extramuros, como casi siempre lo interesante está intramuros. Nuestro hotel está justo donde empieza la muralla prácticamente en el interior, el caso es que al llegar con el coche nos encontramos con media ciudad de fiesta (es decir gente por las calles, globos, espectáculos, calles cortadas etc. etc.) por un festival de jazz que hay en la ciudad. Nos costó un pelín encontrar el hotel pero al final sin problemas, dejamos las maletas y llevamos el coche a un parking cercano (el hotel no tiene, tampoco recepción 24 horas ni desayuno pero es que alojarse en esta ciudad es caro) nos dimos cuenta de una cosa que realmente no llamó la atención, no es que aquí se habla francés, que se habla, es que la mayoría de la gente no habla ingles, no sabe, así que hubo en más de una ocasión que recurrir al diccionario de francés.


Por lo demás comenzamos a disfrutar de todo el interior de esta magnifica ciudad, que por cierto se puede hacer perfectamente andando, se acabaron las grandes avenidas, los rascacielos y los edificios rectangulares, esto es Quebec es orto concepto, se parece más a brujas que a una ciudad norteamericana. Lo dicho nos dispusimos a recorrer esta pequeña ciudad, ¿Qué si recomendamos algo en concreto? Pues no, mejor patearos todo la ciudad, os lo iréis encontrando todo sobre vuestro pasos, ¿ha destacar?, pues a parte de algunas calles más pintorescas que otras como Couillard o calle Hébert o incluso Saint Flavien, los lugares más singulares son el Castillo de Frontenac (te puedes alojar en él) Museo de las Ursulinas, el ayuntamiento, las Fortificaciones de Quebec junto a la puerta de St-Louist, la Basílica de Quebec etc. Etc.



Todo el día recorrimos las calles hasta el atardecer en que tuvimos la maravillosa suerte de poder ver un concierto de jazz gratuito, el ambiente es bestial, es una pena no haber venido dos días antes porque a nosotros nos encanta la música y el directo, pero bueno hemos disfrutado de algo que no es poco.


Ya por la noche cenamos en un restaurante cercano al hotel, ah creo que no lo hemos mencionado, en la parte francesa de Canadá se come muy muy bien, tienes opciones de comer sano e incluso cocina creativa.


DÍA 19 DE JULIO –QUÉBEC- Hotel Le Saint Paul 229 Rue Saint-paul Quebec G1K3W3 CANADÁ


Improvisamos un desayuno en la habitación, aquí no lo tenemos incluido en el precio, hoy tenemos pensado seguir visitando la ciudad pero antes tenemos que pasar por el parking y pagar otro día, por cierto no sale caro unos 12€ por todo el día, después cogemos un café como dios manda, así no lo hemos dicho aquí hay un café muy bueno je i.e.




Posteriormente continuamos viendo todo lo que ayer no pudimos pero primero vamos a tomar un ferry a un barrio que esta al otro lado del rio, se trata de LEVIS (como los pantalones) hemos leído que existe una arquitectura singular y unas vistas de Quebec que merecen la pena, el día no acompaña, esta lloviznoso. Cruzamos el río y subimos a un mirador que se avista desde el propio embarcadero, efectivamente la vista es muy buena pero francamente el resto del barrio es más que prescindible, además no pudimos comer porque a las 12 cierran la cocina en todos los lados, así que raudos regresamos al ferry rumbo a la otra orilla donde comimos sin problemas en uno de los tantos restaurantes que hay, allí conversamos con la camarera que era muy maja que nos pregunto como era el tema de propinas en Europa, se lo explicamos más o menos y ella nos explico que en Norteamérica tienen un sueldo muy muy bajo y que dependen de las propinas (ya lo sabíamos).



Anécdotas a parte seguimos visitando algunos lugares interesantes que tenemos pendientes como el Parque de los Campos de Batalla, otro ejemplo de los magníficos parques que hay en este país, también recorrimos otra parte del paseo por las murallas y vimos el cambio de guardia. Quebec se acaba, hoy más que cenar picamos algo en un bar cercano acompañado de una frasca de buen vino, después a dormir, mañana comienza el regreso hacia EEUU donde todavía nos quedan muchas cosas que ver. Esta ciudad nos ha maravillado, desde luego mucho más recomendable que cualquiera de las otras tres que hemos visto.








DÍA 20 DE JULIO – QUÉBEC-SHERBROOKE (VISITA PARQUE NACIONAL) Hotel Comfort Inn Sherbrooke Dirección 4295 Boulevard Bourque Sherbrooke (Québec), J1N 1S4 Canadá
Ya es 20 de Julio, como pasa el tiempo, solo nos quedan 5 escasos dia para regresar, hoy tomamos rumbo hacia EEUU, la idea es avanzar hacia la frontera todo lo posible, tenemos reservado noche en un hotel de carretera cerca del parque nacional de Sherbrooke que aunque pertecene a CANADÁ está justo al lado de los EEUU. Tras unas horas de coche llegamos a nuestro hotel de carretera, estos hoteles están por todo el país y buenos calidad precio están muy bien aunque son un poco impersonales, suelen tener desayuno e incluso te lo puedes llevar a la habitación. Después buscamos el parque de Sherbrooke, estaba bastante cercano, tuvimos que pagar una entrada (esto es bastante habitual en los parques nacionales) después aparcamos el coche y disfrutamos de la naturaleza, e incluso nos dimos un baño en uno de los varios lagos que hay acondicionados para ello, dentro de este parque existe un camping donde poder quedarse unos cuantos dias, se nota que a los norteamericanos les encanta lo del camping, estaba hasta los topes, esos si, todos muy equipados, con sus barabacoas y tal.



El sol nos marcó los tiempos y cuando el se fue nosotros también, por la zona poco más se puede hacer, mañana nos queda otro maratón de coche así que nos retiramos, compramos algunos alimentos en un super y cenamos con una botella de vino en nuestra amplia habitación.

DÍA 21 DE JULIO – SHERBROOKE-NATIONAL WHITE PARK Econo Lodge Inn & Suites 381 Us Route 3 Lincoln 03251 Estados Unidos

Tras desayunar ponemos rumbo a la frontera, el objetivo llegar al inmenso parque nacional WHITE PARK, por lo visto es impresionante y gigantesco, solo podemos quedarnos un día así que veremos lo que podamos, encima el día amenaza lluvia. Llegamos en 30 escasos minutos a la frontera, la verdad cruzar la frontera de EEUU siempre resulta un poco estresante, llegamos con el coche y no había prácticamente nadie, de una pequeña caseta salió un policía americano, con su sombrero y sus gafas de poli malo (parecía el sheriff de porkis) con voz muy cortante nos hizo las típicas preguntas, que de donde venimos que hacia donde vamos pero una muy curiosa, por dos veces muy seriamente nos pregunto que si habíamos comprado algo en Canadá, ¿pero que clase de pregunta es esa si llevamos 15 días? Pues claro que hemos comprado cosas, eso si, le contestamos con un rotundo NO hemos comprado nada, fue entonces cuando penamos ya está, ahora nos registra el coche, pero de repente nos pregunto cuando nos íbamos del país, le contestamos que el 25 de julio desde Boston, paso nuestros pasaportes y debió comprobar que esto era cierto así que sin hacer un solo gesto nos dejo pasar.


Anécdotas fronterizas aparte, pues ya estamos de nuevo en EEUU, concretamente en el estado de New Hampshire cuyo lema es LIVE FREE OR DIE, j aja bueno pensamos que para muchos americanos el concepto de libertad es poder conducir por la autopista mientras el viento toca sus rostros, nosotros tenemos otros baremos de lo que es libertad pero bueno, allá cada uno, sea como sea el caso es que en este estado tan guay no se pagan tasas, lo que esta pero que muy bien y además es precioso, todo el entorno natural es una maravilla. Llegamos a nuestro hotel de carretera, el cual esta muy bien la verdad, dejamos las maletas y comimos en un sitio que sin miedo a equivocarnos podemos afirmar que fue el más interesante de todo el viaje, fue en el típico restaurante-bus norteamericano, de esos que te sirven café y tarta de manzana, fue una gozada la verdad.


Después tratamos de ver todo lo que pudimos del parque, hay mil opciones como imaginareis, las dimensiones de este parque son las suficientes como para quedarse unos días, si os gusta mucho la naturaleza no lo dudéis el sitio merece la pena, lo único malo es que cuando el sol se esconde apenas si hay cosas que hacer. Cuando más estábamos disfrutando, rompió a llover muy fuerte, tuvimos que regresar al coche, poco podíamos hacer, únicamente dimos vueltas por una carretera un tanto peligrosilla en la que nos dijeron que abundaban los renos, finalmente no vimos ninguno, la lluvia se junto con la falta de sol y tuvimos que regresar. Como el hotel tenia sauna y yacuzzi (comunitario ojo) decimos relajarnos un poquillo y aprovechar las instalaciones, poco más que contar, este lugar merece la pena dedicarle unos días aunque nosotros no vamos a poder, mañana nos espera Nueva Inglaterra.

Comparte esta entrada

votar

3 comentarios:

Melannie dijo...

Hola!!
Permiteme presentarme soy Melannie, administradora de un directorio de blogs, visité tu sitio y está genial, me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiar ambas webs con más visitas.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a melannieagurto@gmail.com

Éxitos con tu blog.
Un Saludo
Melannie.

Caliope dijo...

Me he leído esta etapa del viaje antes que la tercera, da igual, me parece un viaje precioso el que hicísteis y creo que lo voy a copiar casi entero, qué pasada, es justo lo que yo quiero hacer. Mil gracias de nuevo.

GRUPO VIAJARAMUNDI dijo...

Caliope, encantados de poder ayudarte, gracias por tus comentarios y por seguirnos en facebook y el blog. Son este tipo de cosas las que nos ayudan a continuar con esta labor.
Respecto al viaje...solo comentarte que te animamos de todas todas ha realizarlo, especialmente Nueva Inglaterra que no está tan masificado, allí descubrirás gente maravillosa.